martes, 4 de diciembre de 2012

Patatas bravas












SALSA BRAVA
Ingredientes:

250 ml. de caldo de carne (1/4 de litro)
Una cucharada sopera de aceite de oliva virgen
2 cucharadas soperas rasas de harina
Media cucharadita de las de café de pimentón picante
2 cucharadas soperas de vinagre de vino blanco
Unaanco
Un no blanco
Un trocito de
guindilla (cayena)
Una pizca mediana de sal
Una cucharada sopera de tomate frito


Preparad el caldo de carne echando una pastilla de Avecrem (de carne, of course) en el cuarto de litro de agua y calentar hasta que se deshaga.
En otro recipiente se echa la cucharada sopera de aceite y cuando se caliente, verter la harina y el pimentón, mezclar y bañar con el caldo poco a poco, removiendo continuamente. Echar la sal.
En éste punto, a mí siempre me salen grumos, así que cuando termino de rociar con todo el caldo, añado el vinagre y el trocito de guindilla (cayena) partido y lo paso todo por la batidora hasta que quede líquido. ¡Mano de santo, oye!
Lo echo en uno de los dos recipientes anteriores que habré fregado para que no se pegue (o en uno distinto si tenemos mucha vajilla), y se cuece 10 minutos a fuego lento sin dejar de remover.
El punto de espesor se pilla con el tiempo, pero si a los cinco minutos se ve bastante líquido, basta con echar más harina y pasar por la batidora, calentando otros cinco minutos. Si por el contrario nos hemos pasado de espesor, se echa un poco de agua y se remueve en el mismo recipiente.
Por último, se echa la cucharada de tomate frito y se remueve otro minutillo.
¡Ojo! no dejar de remover que se pega, y una vez terminada la salsa separar del fuego por la misma causa. Se puede recalentar luego, pero removiendo y echando un pelín de agua si ha espesado demasiado.

PATATAS
Ingredientes:

Patatas peladas y cortadas en dados (las congeladas marca Mc Cain o La Sirena que son las que más me gustan, pero esto es opcional. Evidentemente, se pueden hacer caseras, pero es más difícil pillarlas el punto).

En una sartén o freidora con abundante aceite de oliva freir las patatas a fuego medio, que queden blandas por dentro y doradas por fuera (poner a fuego alto el último minuto). Pasar a una fuente y echar por encima la salsa (este paso es primordial para hacer patatas bravas), sin que se queden nadando que sino se reblandecen mucho las patatas, pero tampoco racaneando con la salsa. Recomiendo hacer barquitos = mojar pan con la salsa sobrante, si la hubiera.


Consejo harinero: la cantidad con la que mejor sale el espesor de la salsa es con las dos cucharadas soperas, pero no raseándolas a  tope, sino que queden un poco más cargaditas.

Consejo picante: lógicamente, cuanto más grande la guindilla, más picante la salsa, así que se deja al gusto del cocinero. Eso sí, nunca, nunca os toquéis los ojos u otras partes del cuerpo después de romper una guindilla, lo digo por experiencia...

Bebidas recomendadas: CERVEZA, o en caso extremo tinto de verano. Cerveza sin alcohol sólo por prescripción facultativa. (RECOMENDACIÓN NO APLICABLE A MENORES DE EDAD, EMBARAZADAS Y OTROS GRUPOS DE RIESGO)

¡A disfrutar y que la fuerza os acompañe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario